COMERCIO ELECTRÓNICO Y SU REGULACIÓN EN LA LEY DE PROTECCIÓN DEL CONSUMIDOR.

COMERCIO ELECTRÓNICO Y SU REGULACIÓN EN LA LEY DE PROTECCIÓN DEL CONSUMIDOR.

El mundo está cambiando y el comercio electrónico ha  tenido un crecimiento inigualable en los últimos años y más aún del confinamiento por Covid19, definitivamente que el 2020 ha venido a revolucionar  el ejercicio de los compradores y vendedores. En términos generales el comercio electrónico abarca “la distribución, venta, compra, marketing y suministro de información de productos o servicios a través de Internet”.

Actualmente los emprendedores en casi todas las industrias hacen uso del internet para comercializar sus productos, ya que de esta forma logran abarcar a un público más extenso. Debido al incremento del uso de aplicaciones y actividades en internet, la Defensoría del Consumidor desarrolló un análisis de criterios de protección al consumidor en proveedores que ofrecen productos y servicios mediante tiendas en línea en El Salvador, esto con el objetivo de determinar si dichos establecimientos cuentan con diversas características que permitan a los consumidores tomar decisiones informadas, es decir, sitios web donde se protejan sus derechos.

En ese sentido, los emprendedores que hacen negocio a través del comercio electrónico, deben implementar una serie de criterios con el objeto de darle cumplimiento a los derechos de sus consumidores, salvaguardándose de incurrir en incumplimientos que en caso de comprobarse, pueden generarles una sanción económica (multa).

Estos criterios son los siguientes:

  • Navegación segura: es decir que sus sitios cuenten con un certificado de seguridad válido a través de una conexión “https”.
  • Uso y condiciones: descripción de la forma y condiciones en las que se presta el servicio de la página.
  • Política de privacidad: descripción de cómo la página protege los datos de sus clientes enviados a través de esta.
  • Formulario de “contáctenos”: formulario electrónico que permite comunicarse con personal a cargo de la página.
  • Correo electrónico: enlace a través del cual, el consumidor se puede poner en contacto con el proveedor.
  • Dirección: dirección física del proveedor.
  • Teléfono y su horario de atención
  • Razón social: nombre exacto de la razón social del proveedor.
  • Chat y su horario de atención.
  • Consulta sobre productos: utilizando alguno de los medios disponibles para comunicarse con el proveedor, se realizó una consulta sobre los productos ofrecidos en la página y se obtuvo información adicional.
  • Especificación de los medios de pago aceptados por el proveedor.
  • Especificaciones sobre las formas de entrega de los bienes o servicios

Si quieres una asesoría más personalizada para verificar que tu emprendimiento cumpla con la legislación de Protección al Consumidor en lo referente a comercio electrónico, puedes contactar a nuestra especialista en la materia falabi@romeropineda.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published.