DÍA DEL ABOGADO

DÍA DEL ABOGADO

En este 30 de junio – Día del Abogado en nuestro país – aprovecho la coyuntura para felicitar a todos los colegas; recordándoles y recordándome que nuestra profesión recoge las enseñanzas del deber, de la cortesía y el de la justicia. Esas enseñanzas ordenan, confortan y mantienen alerta la carencia del deber; procuran ajustar la condición humana del Abogado dentro de la misión de la defensa.

Como ética que es la abogacía, representa un constante ejercicio de la virtud en nuestro día a día. Desde esa óptica de práctica y vivencia podemos hacer de nuestro cometido, la más noble de todas las profesiones o el más vil de todos los oficios.

Nuestra profesión en cuanto estilo no se caracteriza por la unidad, sino por la diversidad.

¡Congratulaciones! en esta fecha para el profesional del Derecho que ejerce la abogacía desde la tribuna parlamentaria; para el que la desempeña desde una importante posición administrativa; para él que  la honra como Juez en la más excelsa de las misiones humanas; para el que la sirve desde los directorios de las grandes empresas; para el que se ha situado en la Facultad de Derecho, forja a la juventud y silenciosamente trasmite su ciencia; para el de la clientela comercial y se ocupa de combinaciones financieras; para el que se dedica al ejercicio exclusivo de la función pública del Notariado; para el que ejerce en materia penal: para el que la ejerce en el interior del país y recibe a sus clientes, desde que sale el sol; para el Magistrado jubilado que vuelve melancólicamente a pedir justicia desde el valle, luego de haberla dispensado desde la cumbre.

En fin, felicidades para todos desde el lugar en que ejercitan su noble apostolado, ya que en síntesis, defendemos más como Abogados, la esperanza, la vida y la descendencia de los que sufren.

Por Susana Navarro

Leave a Reply

Your email address will not be published.

15 + 19 =