OPINIÓN SOBRE ACUERDOS DE PAZ POR EL DOCTOR ROBERTO ROMERO PINEDA

Recordamos con mucha nostalgia los cargados días de tristeza que nos tocó vivir durante el conflicto armado. Fue tiempo de mucha zozobra e incertidumbre, años muy duros; sin embargo, fue una época en la que pusimos a prueba toda nuestra creatividad para no detenernos en servir a los clientes, en medio del sonar de las bombas y cortes de energía eléctrica, pues por la mañana había en la Colonia Roma y por la tarde en la Colonia Escalón. Inventamos entonces trabajar muy temprano en la Escalón y después trasladar las máquinas y equipo a la Colonia Roma;, lo importante era seguir adelante. Como vivíamos muy cerca del Club Campestre Cuscatlán oímos cuando lo bombardearon, quedando el ranchón de reuniones reducido a cenizas. Recuerdo que en medio de todo esto nos invitaron a un congreso de ASIPI a Quito,  Ecuador y tuvimos que salir para el Aeropuerto cuando dejaron de sonar las metralletas. Luego vino la “ofensiva hasta el tope” y nos trasladamos urgentemente a vivir a un Hotel. Fueron días muy difíciles, pero no nos doblegaron y seguimos adelante con gran optimismo. Por fin, después de largos 12 años vino la terminación de aquel calvario; cuando las partes en pugna celebraron acuerdos para conseguir la paz.  Hoy estamos celebrando ese acontecimiento tan valioso en el cual se dio la alternabilidad democrática en la Presidencia y se afianzaron poco a poco la división de poderes.  Hoy vivimos una realidad un poco distinta, sin estallidos ni disparos, pero con una seguridad muy precaria, sin servicios óptimos de salud y falencias graves en otras ramas, destacando la falta de apoyo para la creación de nuevos empleos y el surgimiento de empresas que hagan mover decididamente los motores de la economía; pero debemos tener fe en Dios, y aumentar día a día la indeclinable obligación de ser optimistas y pensar que vendrán tiempos mejores…

Leave a Reply

Your email address will not be published.

5 × one =